martes, 13 de septiembre de 2016

Forever Alone

Tengo súper mala suerte en esta cuestión de las relaciones amorosas.

A veces pienso que es porque cuando chica fui super polola y quizás agoté mi saldo amoroso disponible. Otras me convenzo de que es porque va a venir algo mejor, la pregunta es cuándo.

La última vez que estuve en una relación formalmente seria terminó el 2012, después de eso me desbandé y por cuatro años salí en muchas citas, donde conocí a distintos tipos de hombres, desde el que quería pololear a los 5 minutos hasta el que buscaba una polola-mamá y me pidió que le cocinara huevos pochados porque a la mujer le corresponde cocinar (les dije que tengo mala suerte, ¿cierto?).

Durante esos cuatro años también he tenido relaciones algo mas serias, pero muy pocas se han llegado a formalizar. La última vez que terminó una de esas fue hace súper poco, así que igual me duele un poco estar escribiendo esto, pero sé que vale la pena.

Hubo un tiempo en que busqué la formula para saber por qué pasaba esto, cómo era posible tener tanta mala suerte. Al principio pensaba que el problema lo tenía yo, que yo no era lo suficiente buena para que alguien quisiera estar de verdad conmigo. Después me di cuenta que las relaciones son de a dos, o sea que no tiene por qué ser sólo mi problema. El ego siempre va a decir que el problema es de la otra persona, pero también hay que ser justos.

Con tanto análisis y todo el cansancio emocional que eso conlleva, tomé la decisión de fomentar la relación conmigo misma porque, como dice RuPaul, ¿cómo alguien te va a querer si no te quieres a ti mismo? Muchas veces he dicho que yo soy mi mejor amiga, sé que suena súper triste pero es verdad. Imagina qué terrible sería que un día todos te den la espalda y tu no estés en paz contigo, me da pánico sólo imaginarlo, pero sé que si llegara a pasar algo así yo puedo cuidarme la espalda sola.

Recordando todas las conversaciones con mis amigas cuando alguna ha terminado una relación, me doy cuenta que lo que mas se repite es que hay una baja de autoestima, es lógico porque te hieren el ego. Lamentablemente muchas (y muchos) lo llevan a algo físico, al "no soy lo suficiente linda/tonificada/bronceada/etc". Tengo mucha suerte en decir que no paso por eso al tener una decepción amorosa, pero lo atribuyo al intenso trabajo de amor propio que he hecho en los últimos años. Es mas, me daría mucha mas pena saber que alguien terminó conmigo por poco interesante que por no cumplir con sus estándares de belleza. "Soy perfecta para mi y el resto me da lo mismo" es una frase que deberíamos repetir mas seguido.

La belleza es relativa; la inteligencia, la cultura y la seguridad propia es igual de importante en todos lados, nunca olviden eso.

Hace un tiempo escribí sobre la importancia de tomar café conmigo misma, ese momento de conexión y conversación interna donde no te puedes mentir y tienes que aceptar las cosas como son. Eso me ayuda bastante a superar este tipo de situaciones, aunque muchas veces me sienta patética porque le pongo azúcar rubia al café y piense "a él le gustaba el azúcar rubia" y me ponga a llorar (no literalmente pero ustedes entienden).

Hablando de llorar, con el tiempo he entendido que llorar es NORMAL y NECESARIO. Antes me lo prohibía, para mi era un símbolo de mujer frágil y decía "pero si yo soy fuerte, nada me afecta tanto como para llorar". Después me permití llorar y caché que en verdad es muy liberador. Además no soy la primera en tener la máscara de pestañas corrida por llorar, hola Lauren Conrad.

Otra situación que me ha ayudado bastante es salir a andar en bicicleta. Mi bici, que se llama Karen Carpenter, está conmigo desde abril de este año. Seis meses, dos decepciones amorosas y un puro porrazo han sido suficientes para forjar un lazo con ella. Lo que me gusta de salir con la K.C. es que, como retomé hace súper poco lo del ciclismo (no me subía a una bici desde los 10 años) aun hay cosas que me ponen nerviosa, como por ejemplo soltar el volante o mirar el nombre de las calles. Tengo que estar tan concentrada que es en lo único que pienso mientras ando en ella, debería ser un momento tenso pero me hace desconectar de cualquier problema que tenga en ese minuto aparte de respetar las señales del tránsito. Hay personas que para desconectarse leen, mi déficit atencional no me deja leer sin ponerme a pensar en la inmortalidad del cangrejo, así que salir en mi bici es mi terapia favorita.

Sólo si tienes tiempo para invertir, una buena opción es empezar a ver una serie, idealmente que no involucre romance, a menos que puedas con eso. Personalmente, prefiero mil veces ver documentales, pero enviciarse con una serie es mucho mas fácil de digerir cuando estoy triste. Yo empecé a ver Twin Peaks y justo me topé con un artículo de la revista Nylon que hablaba de cómo una mujer había superado al ex viendo la misma serie, no sabía como sentirme al respecto después de leer eso pero sólo sé que me quedan dos capítulos y estoy emocionada por verlos. Otra serie que empecé a ver fue Mrs. Fisher's Murder Misteries (en Netflix), se trata de una detective australiana de los años '20 que se enfrenta casos de asesinatos que ni todos los policías juntos pueden resolver; tiene un poooco de romance y mucho girl power. Hace poco vi Sex and The City completa pero sólo por diversión y creo que también cuenta como opción.

El último consejo que puedo decir que me ha ayudado todas y cada una de las veces en que me he sentido con el corazón partío es rodearme de mi familia, amigos y mascotas. El otro día me llamó una muy buena amiga para saber cómo estaba yo y me dijo "lo importante es que está todo bien con la familia y los amigos", pucha que tiene razón. Al final, una ex pareja es alguien que circunstancialmente se topó contigo, no resultó y terminó la historia. La familia y los amigos mas cercanos forman relaciones con nosotros que no deberían quebrarse, exceptuando casos puntuales, debería ser así.

Siempre tener ojo que los excesos nunca son buenos. Aquí nos iremos en la densa pero es un tema serio, puedo decir que hace un tiempo atrás estaba en plena crisis existencial y abusé de eso que me hacía sentir un poco mas tranquila. Aprendí a la fuerza que eso NUNCA es la solución. Prestar atención cuando se te está pasando la mano con el alcohol, tranquilizantes, horas en el gimnasio o en la oficina, la cantidad de veces que comes o no comes en el día, etc. Es super fácil caer en la dependencia de algo o alguien,  lo mejor es depender de una misma y tomar buenas decisiones para con nosotras.

<3 G

17 comentarios:

  1. Me encantó! Quizas lo de la mala suerte en el amor sea por el nombre tocaya jajajaja
    Hace años una vez que tuve el corazón roto me sentía tan mal que pensé que nunca se me pasaría, ahora lo recuerdo y es chistoso jajaja siempre tengo eso en mente por si me pasa denuevo :) al final lo de que el tiempo lo cura todo es muy cierto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, y es super bacán cuando ya te puedes reír de eso, ahí te das cuenta que nada es tan terrible, cariños!

      Eliminar
  2. Este post fue el más amado! Aguante Gaby!

    ResponderEliminar
  3. Que lindoooo es leerte con tanto amor para dar ❤️ muchos besos

    ResponderEliminar
  4. Era lo que necesitaba leer en este mal momento. Gracias.

    ResponderEliminar
  5. Genial Gaby, lo encuentro muy valiente y solidario hablar de este tema un poco sensible para algunas personas. Agradezco cada una de tus palabras. Cariños ��

    ResponderEliminar
  6. Me encanto! La mayoría de las veces pensamos que necesitamos algo o alguien para sentirnos vivos, pero no es así. Con nosotros mismo basta y sobra �� Lo fome es que se aprende pasándola mal ( o ese fue mi caso ��) pero se puede. Besos Gaby, me encanto el post ❤️

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por leerlo! Y pucha, a veces a porrazos se aprende, lo importante es levantarse y tirarle una piscola sin hielo en la cara a lo que nos hace mal (no literalmente jaja), cariños!

      Eliminar
  7. Dónde está el botón de "me encanta" y tu cuenta de twitter que necesito más de esta sabiduría ):

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. <333 en twitter estoy como "Gabriela Cardachan" jajaja

      Eliminar
  8. No sé si a alguien mas le pasó pero a medida que te lei, sentí que estabas muy en paz (que cursi jaja) pero cierto. Un abrazo gabriela!

    ResponderEliminar
  9. Hay que ser súper valiente para hablar de este tema con libertad. Creo que con esto te conozco un poco más :)
    Un abrazote!

    ResponderEliminar
  10. Me gustó demasiado este post. La verdad es que este año ha sido pésimo para mí con el tema de las relaciones amorosas. Terminé dos veces con el corazón hecho pedacitos pero aprendí que se crece y se sale adelante. CUesta y es un proceso largo y doloroso pero sirve como un momento para volver a concentrarnos en nosotros mismos y renacer cual ave fénix.

    Y llorar puede ser súper sanador. A mi todavía me cuesta ponerme a llorar a veces pero es tan reconfortante después, sobretodo con un buen tecito que acompañe.

    Saludos.

    ResponderEliminar